jueves, 14 de noviembre de 2013

Suplementos que Tomo – Básicos en una Enfermedad Autoinmune Parte 1: Vitamina D


La Vitamina D, mejor conocida como la vitamina de la luz del sol, es realmente una hormona producida en la piel por nuestro cuerpo cuando se expone a los rayos ultravioleta del  sol.

Mucha gente me ve con ojos raros cuando les digo que tomo Vitamina D. “¡Pero vives en Mazatlán!”. El hecho de vivir en uno de los lugares más soleados de México, no significa que diariamente reciba la cantidad que mi cuerpo necesita, y mucho menos trabajando en una oficina cerrada de 9am a 6pm.  La mayoría de la gente trabaja o pasa la mayor parte del día en sus oficinas o casas, así que tienen que obtener esta hormona de su dieta, considerándola una vitamina. Los días nublados, la sombra y tener la piel oscura igualmente disminuyen la cantidad de vitamina D que la piel produce. Hay lugares en el mundo en donde aunque te expongas al sol en invierno, no producirás la cantidad adecuada de Vitamina D, como Boston, EUA.
 
Además, la mayoría de las personas con enfermedades autoinmunes tienen una deficiencia de esta vitamina.

La Vitamina D es muy importante para tener huesos fuertes. El calcio y el fósforo son esenciales para desarrollar los huesos y para esto necesitas suficiente Vitamina D. También es importante para mantener la salud en general y algunas de las funciones en las que esta vitamina ayuda son:
Controlar la inflamación
Fortalecer los huesos
Fortalece el sistema inmune
Función de los músculos
Prevenir cáncer
Función cardiovascular

Su deficiencia está ligada a:
Enfermedades autoinmunes como lupus, artritis reumatoide, tiroiditis de Hashimoto, esclerosis múltiple
17 tipos de cáncer incluyendo de seno, próstata y colon
Depresión
Mal de Parkinson
Síndrome de Fatiga Crónica
Fibromialgia
Osteoporosis y Osteopenia (pérdida de hueso)

Muy pocos alimentos contienen vitamina D de manera natural. En consecuencia, muchos alimentos son enriquecidos con esta vitamina. Las mejores fuentes animales de Vitamina D es el hígado, especialmente de sardina, cod y herring. Sin embargo, obtener la cantidad correcta de Vitamina D no depende de lo que comas, sino de que regularmente te expongas al sol. Según el Consejo de Vitamina D, debemos exponernos al sol, con brazos y piernas al descubierto, sin bloqueador, de 10  a 15 minutos diariamente, antes de que la piel se ponga roja. Una vez que los niveles de la hormona alcanzan su nivel necesario, el cuerpo deja de producirla. También puedes obtenerla en suplemento, gotas o pastillas y la correcta es la Vitamina D3 o colecalciferol. Y es necesario consumirla con alguna comida que contenga grasa, ya que es liposoluble, o sea, se absorbe mejor con grasa.


Esta es la cantidad adecuada que se debe de tomar dependiendo de la edad:

Lactantes
0 - 6 meses: 400 Unidades Internacionales [UI] (o 10 microgramos [mcg] por día).
7 - 12 meses: 400 UI (10 mcg/día).

Niños
1 - 3 años: 600 UI (15 mcg/día).
4 - 8 años: 600 UI (15 mcg/día).

Niños mayores y adultos
9 - 70 años: 600 UI (15 mcg/día).

Adultos de más de 70 años: 800 UI (20 mcg/día). Aunque hay médicos que dicen que se deben de tomar hasta 4,000 UI diariamente.

Embarazo y lactancia: 600 UI (15 mcg/día).

En mi caso, yo tomo 2,000 UI al día y trato de exponerme al sol cuando tengo la oportunidad. Pero subiré la dosis a 4,000 UI este invierno.

Para saber si alguien tiene deficiencia de esta vitamina, se ordena un exámen llamado 25-HidroxyD y estos son los niveles:


Así que amigos, ya tienen una razón más para ir a la playa o caminar bajo el sol. 

Referencias:
Vitamina D Council - What is Vitamin D | http://www.vitamindcouncil.org/about-vitamin-d/what-is-vitamin-d/
Dr. Mark Hyman - The Sunshine Vitamin: A Closer Look at Vitamin D | http://drhyman.com/blog/2010/06/18/the-sunshine-vitamin-a-closer-look-at-vitamin-d/
Medline Plus – Vitamina D | http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002405.htm