sábado, 5 de octubre de 2013

¿Y Cómo Va mi Tiroides después de 3 Meses?

Ahora si, la prueba de la verdad. 

El pasado 27 de Septiembre cumplí 3 meses con la dieta anti-inflamatoria que me dieron mis médicos de Bienesta y era tiempo de revisar si mi tiroides estaba funcionando bien después de estar sin pastilla, ya sea, levotiroxina (T4) o liotironina (T3), todo este tiempo.

Pero antes les voy a compartir mis resultados anteriores, antes de comenzar el programa y tomando 62.5 mcg de liotironina (T3).
Resultados del 25 de Junio:
TSH – 0.02 (rango 0.3 – 3.0)
T4 Libre – 0.84 (rango 0.71 – 1.85)
T3 Libre – 4.29 (rango 2.4 – 3.9)


Como pueden ver, mi TSH estaba completamente suprimida y mi T3 está fuera del rango. Me sentía nerviosa, ansiosa, tenía taquicardia y me temblaban las manos. Casi como una hipertiroidea (tiroides muy activa).

Resultados del 27 de Septiembre:
TSH – 1.00 (rango 0.3 – 3.0)
T4 Libre – 0.95 (rango 0.71 – 1.85)
T3 Libre – 3.67 (rango 2.4 – 3.9)


¡Una mejoría significativa! Lo primero que hice al ver los resultados fue dar gracias a Dios por haberme puesto en el camino correcto. Mi TSH está algo baja pero dentro del rango y mi T3 Libre, que es la hormona activa y la necesaria para el buen funcionamiento de los órganos, está cerca del rango superior, donde debe de estar. Mi tiroides funciona POR SI SOLA. Y lo más importante, ¡sin un SOLO medicamento!

Pero comiendo como debe de ser, sin alimentos inflamatorios como harinas, azúcares y leche de vaca, haciendo un poco de ejercicio, durmiéndome más temprano y aprendiendo a manejar el estrés.

Y para todos aquellos que piensan que me mato de hambre y me privo de muchos alimentos, no es así ni tiene que ser así. Poco a poco he ido introduciendo maíz, huevos y productos lácteos como el queso (la leche está descartada porque no me cae bien) y no he sentido ningún malestar. No como jamón, ni salchichas ni cosas empaquetadas  como galletas o frituras. Si quiero algo, lo hago en casa. Y sigo comiendo muchas verduras y frutas en mis tres comidas.

Hace 3 meses leía blogs e historias en internet de personas que habían logrado una mejoría en sus síntomas autoinmunes y en su calidad de vida que no lo creía. Ahora lo puedo confirmar. Me atrevería a decir que mi tiroiditis de Hashimoto está en remisión.

Todavía hay ciertos detalles de salud que necesitan atención y estoy segura que van a mejorar. Digo, lo mal que traté a mi cuerpo durante varios años no se remediará en unos meses. Hay que ser paciente.

Cualquier cambio, por más pequeño que sea, tu cuerpo lo apreciará.

¡Por tu salud!