miércoles, 20 de febrero de 2013

Hola... No, No Soy Bella Cullen... Tengo Hipotiroidismo


Uno de los primeros síntomas de hipotiroidismo que yo tuve fue precisamente las manos frías. Un día conocí a alguien, me saludó de mano y me dijo "tienes las manos frías". Una amigo le dijo "siempre tiene las manos así". Y esa persona me respondió "debes checar tu tiroides". Obvio que no le hice caso.

La tiroides tiene, entre muchas otras funciones, la responsabilidad de regular la temperatura del cuerpo. 

Cuando sales a la calle en un día muy frío, tu cuerpo se enfría y manda una señal a la pituitaria, una glándula en el cerebro que es como un controlador aéreo en el cuerpo, para corregir ese malestar con más calor corporal. Así, la pituitaria manda un mensaje a la tiroides llamado hormona estimulante de tiroides (o TSH por sus siglas en inglés) para activar la glándula y generar calor. La tiroides responde secretando tiroxina (T4) nombrada por sus cuatro moléculas de yodo y triyodotironina (T3) nombrada por sus tres moléculas de yodo. 

La tiroides secreta T4 en mayor parte, sólo el 7% es T3, aunque esta última es la hormona más activa que el cuerpo usa. Esto significa que la mayoría de la T4 tiene que ser convertida a T3. La mayoría de este proceso se realiza en órganos como el hígado, el corazón, los músculos y los nervios. 

En un caso de hipotiroidismo, en donde poca hormona tiroidea se secreta, el cuerpo no puede generar calor y es por eso que nosotros que padecemos de esto siempre tenemos frío. 

Los antiguos griegos llamaban a la glándula de la tiroides thyros, que significa escudo. Una descripción muy conveniente.