domingo, 3 de agosto de 2014

Mocha Helado con Leche de Almendra


El calor en Mazatlán está insoportable. Andamos en los 30 grados como promedio, pero con la humedad la sensación térmica anda es los 40 grados. Terrible. Yo llamo a mi ciudad en esta época "la sauna más grande del mundo".

Por eso meterse a la cocina es un martirio. Pero si es para preparar algo rápido y helado, adelante.

Hace días me reuní con una amiga de la primaria que precisamente padece de tiroiditis de Hashimoto para intercambiar ideas, dietas, padecimientos, medicamentos, etc. Mientras llegaba, pedí un mocha frappé (que llegó a la mesa hecho agua) y al probarlo estaba demasiado dulce. Y era de leche de vaca. 


Hoy en la mañana decidí hacer una versión menos dulce y aprovechando que hacía demasiado calor:

Ingredientes:
1 1/2 taza de café
3/4 taza de leche de almendra
1 cucharada de cocoa en polvo
1 cucharada de azúcar Savien (endulzada con Stevia)
4 cubos de hielo


Instrucciones:
Prepara café en tu cafetera con dos tazas de agua y dos cucharadas de café. Cuando esté listo, déjalo enfriar.
Vacía el café, la leche de almendra, la cocoa y el azúcar en la licuadora y procesa por 60 segundos.
Sirve en un vaso con hielo.


El sabor es fresco, fuerte por el café, chocolatoso por la cocoa y al mismo tiempo suave, porque la leche de almendra no es tan espesa como la de vaca.

Ahora ya tengo con refrescarme los domingos por la mañana, de aquí a que termine el calor... en Noviembre.

Bonita semana a todos.