viernes, 7 de marzo de 2014

Hoy Hace un Año… Mi Vida Cambió


Hace un año tuve que ir con mi endocrinólogo por lo mal que me sentía. Tenía dolor en las manos, estaban hinchadas, tenía el abdomen hinchado, pesaba 60 kilos y tenía un dolor punzante en rodillas, brazos y plantas de los pies. Todo el día.

Sabiendo que padecía de tiroiditis de Hashimoto, una enfermedad autoinmune que ataca la tiroides, el médico ignorante me envió con un reumatólogo, el cual con sólo hacerme un par de preguntas y apretando mis pies para confirmar el dolor, me dijo, con toda la seguridad del mundo, que padecía de una enfermedad autoinmune más que podía ser artritis reumatoide, lupus, o alguna “enfermedad del tejido conectivo”. Recuerdo haber salido llorando del consultorio y pensando por un momento qué pecado había cometido, por qué la vida me estaba tratando tan mal a pesar de ser una buena persona y qué calidad de vida me esperaba.

Pero no dejé que su diagnóstico sin confirmación me afectara y cuando me recuperé de mi “mini-depresión” que me duró toda la noche y parte del siguiente día, comencé a investigar todo lo que pude sobre enfermedades autoinmunes. Eso me llevó a conocer sobre la medicina funcional, entender que lo que comemos tiene mucho que ver con el funcionamiento de nuestro cuerpo y la prevención de enfermedades y que la palabra dieta no significa matarse de hambre ni privarte de postres o galletas.

Entonces un año después de atenderme con los médicos correctos, estar en una dieta inflamatoria, aprender a cocinar sanamente y sin padecer más síntomas de hipotiroidismo, me siento muy a gusto conmigo misma, estoy mucho más delgada, mucho más relajada, he aprendido a quererme y a convertirme en mi principal prioridad y he comido postres deliciosos que jamás pensé podía probar sin tener que utilizar los alimentos que me prohibieron.

Lo único que me queda es recuperar mi energía (que será una tarea difícil ya que soy muy desvelada) y una tendonitis que afecta mis brazos por el uso de la computadora (la cual forma parte de mis 8 horas de trabajo).

La misión de este pequeño pero importante blog es dar un poco de esperanza a todas esas personas que padecen de alguna enfermedad autoinmune que si bien no hay cura para ellas, si puedes poner en remisión tus síntomas al darle a tu cuerpo el alimento que necesita. Que la salud no debe ser sólo física sino también mental y que si queremos hijos sanos, debemos ser padres sanos.

Gracias a todos los que han leído mis posts, estoy segura que más de alguno ha disfrutado de estos platillos y habrá aprendido algo acerca de cuidarse mejor.

Un abrazo,

Lourdes (Elle)