miércoles, 31 de julio de 2013

Dieta Anti-Inflamatoria y Resultados – Semana 1


En mi post pasado les contaba acerca de mi diagnóstico y la causa de mis horribles síntomas. Hoy les voy a contar acerca de la dieta que me dio mi nutrióloga y los resultados que he tenido en la primera semana.

Al analizar todos mis síntomas, tanto la nutrióloga como el endocrinólogo se dieron cuenta que estaba pasando por un proceso de inflamación de alto riesgo (mi examen de PCR o Proteína C Reactiva dio 9.24 mg/L; el mínimo es menor a 1.0). Recientemente se ha comprobado que la inflamación es la causa principal de muchas enfermedades serias, entre ellas enfermedades del corazón, muchos tipos de cáncer, Alzheimer y enfermedades autoinmunes. 


Todos sabemos, porque nos ha pasado, que la inflamación es la respuesta del cuerpo para sanar, causando dolor, enrojecimiento, calor e inflamación en un área afectada,  como cuando nos da fiebre o nos cortamos. Pero cuando la inflamación persiste y no tiene ningún propósito entonces nos enferma. El estrés, la falta de ejercicio y la exposición a toxinas (como el tabaco) pueden contribuir a ella. Sin embargo, también malos hábitos alimenticios.

Mis síntomas no fueron provocados por unos cuantos meses de malos hábitos y estrés. Fueron años y años de comer mal, de comer a medias, de comer en la calle, de mal pasarme, de usar muchos antibióticos, de estresarme hasta el cansancio y de tomar demasiado café y refresco. Aunque lo sabía, nunca hice nada para cambiarlo, hasta que mis síntomas no me dejaron vivir a gusto.

¿Qué síntomas presentaba?
  • Artritis en manos (articulaciones rojas e inflamadas).
  • Nariz congestionada y goteo post-nasal.
  • Dolor en articulaciones de rodillas y manos, especialmente las muñecas.
  • Dolor en hombros (o sea, no poder ni siquiera levantar la mano a la altura de la cabeza).
  • No tenía la energía para levantarme en la mañana.
  • No podía dormir en la noche.
  • Mucha hambre (me despertaba el hambre a media madrugada).
  • Hipoglucemia – nivel de azúcar bajo.
  • Falta de concentración (acordarme de algo me costaba trabajo).
  • Sueño todo el día (me metía a la oficina de mi jefe a dormir en mi hora de comida, obvio cuando él no estaba).
  • Dolor en plantas de los pies, al punto de no poder pararme de la cama en la mañana.
  • Piernas débiles – no podía subir escaleras.
  • Celulitis visible.

Entonces, me pusieron en una dieta anti-inflamatoria. 

La Dieta Anti-Inflamatoria no es una dieta en si y su intención no es que pierdas peso (aunque hay mucha gente, como yo, que si pierde peso – y agua), ni tampoco es para que la hagas de por vida. Es seleccionar alimentos que pueden ayuda a tu cuerpo a recuperar tu salud óptima. Y además de acabar con la inflamación, te provee de muchos minerales y vitaminas. De hecho, hay mucha gente que la sigue después de la época de Navidad y Año Nuevo, como desintoxicación.

Alimentos que me prohibieron:
  • Gluten (trigo, avena, cebada, centeno – ¡con lo que me gusta el agua de cebada!). Cabe mencionar que este será eliminado de por vida. Jamás podré volver a comer gluten porque su proteína y la tiroides se parecen. Si mis anticuerpos la detectan, no sabrán la diferencia y volverán a atacar la tiroides, enfermándome de nuevo.
  • Maíz
  • Huevos
  • Leche y todos sus derivados
  • Alcohol (extraño la copa de vino tino).
  • Café (extraño mi latte de la mañana).
  • Carnes rojas y mariscos.
  • Cacahuates.
  • Azúcar.
¿Que SI puedo comer?
  • Frutas
  • Verduras
  • Pollo
  • Pescado
  • Pavo
  • Nueces como almendras, pistaches, macadamias
  • Aceite de oliva, de coco.
  • Leche de coco, leche de almendra.
Como parte del “tratamiento”, me recetaron una proteína de arroz que contiene muchas vitaminas y minerales, además de L-Glutamina, que ayuda en el proceso de reparación del intestino permeable.

Por 8 largas semanas.

Pero cuando ves los primeros resultados, las 8 semanas no se ven tan largas. Lo primero que noté, como al tercer día, es la disminución del dolor en las rodillas. Me podía parar de una silla sin tanto dolor. 

Ahora, después de una semana con este régimen, mis síntomas van así:
  • Artritis en manos (articulaciones rojas e inflamadas) – sólo muñecas inflamadas
  • Nariz congestionada y goteo post-nasal – Ha disminuido
  • Dolor en articulaciones de rodillas y manos – Rodillas van al 60% y manos al 50% de mejoría
  • Dolor en hombros (o sea, no poder ni siquiera levantar la mano a la altura de la cabeza) – el brazo derecho lo puedo levantar casi derecho, el izquierdo le falta bastante
  • No podía levantarme en la mañana – se me quita la flojera cuando salgo de bañarme (¿a quién no?)
  • No podía dormir en la noche – no sé de mi hasta las 7am que me despierto
  • Mucha hambre (me despertaba el hambre a media madrugada) – nada, como a mis horas sin hambre
  • Hipoglucemia – nivel de azúcar bajo – no tengo necesidad de comer algo dulce para evitarlo
  • Falta de concentración – una gran mejoría, al menos ahora puedo terminar un correo
  • Sueño todo el día – sólo a la hora de dormir
  • Dolor en plantas de los pies – me duele ligeramente el del lado derecho
  • Piernas débiles – ¡se fueron!
  • Celulitis - ya no se ve a simple vista como antes.
Y lo mejor de todo es que no tomo NI UN SOLO medicamento. Sólo suplementos como Omega-3 – casi 2000 mg al día - Vitamina D y probióticos. Es más, no tomo medicamento para mi problema de tiroides.

Todo lo he complementado con un poco de ejercicio ligero. Caminar 20-30 minutos, pesas con poco peso, estiramiento. Cuando estoy en mi escritorio y tengo una llamada, levanto las piernas, muevo los brazos, las manos o tomo la llamada de pie para ayudarme más.

¿Que ha sido difícil? Si. ¿Que ha sido caro? Por supuesto. Pero no he gastado más de todo lo que gasté en los 12 médicos que me vieron aquí en Mazatlán más todos los análisis que me pidieron más todos los medicamentos que me dieron y que no necesitaba.

Y esta es sólo la primera fase, la de eliminación. Me faltan 3 más. Ya les contaré cuáles son.

Obvio que todo a la plancha a los días te aburre y te enfada. Entonces me tuve que poner creativa en la cocina con la ayuda de mi madre, horneando y mezclando (y echando a perder). Así que en el próximo post, pondré fotos de algunos platillos que van con esta dieta y después compartiré recetas con ustedes, ¡completamente sanas!

Referencias:
Dr. Weil – Dr. Weil’s Anti-Inflamatory Diet |
http://www.drweil.com/drw/u/ART02012/anti-inflammatory-diet
Dr. Kharrazian -Autoimmune Diet
| http://thyroidbook.com/blog/autoimmune-gut-repair-diet/