miércoles, 7 de octubre de 2015

Gracias Yankees, Fue Una Gran Temporada



Quisiera incluir este post en mi blog ya que estoy tratando de alejarme de Facebook y otras redes sociales (son una pérdida de tiempo si no las utilizas para algún negocio), aunque mi favorito sigue siendo Twitter y sólo lo utilizo para hablar de béisbol.

Soy una súper mega fan de los Yankees de Nueva York. Me convertí en fan de ellos en 1996, durante las series de campeonato. En la serie mundial, aunque iban abajo dos juegos a cero contra Atlanta, me mantuve fiel al equipo y finalmente se convirtieron en campeones. Desde entonces, el béisbol se ha convertido en un pasatiempo súper divertido, además de que siempre las finales se desarrollan durante mi cumpleaños (Octubre 21). Y los Yankees siempre me han hecho muy buenos regalos con sus victorias en postemporada.



Esa temporada inició con mucha incertidumbre para el equipo. Álex Rodríguez venía de una suspensión de más de un año por consumo de esteroides, había muchas caras nuevas, muchos veteranos que en el béisbol se traduce como “jugadores viejos”. Derek Jeter, Mariano Rivera y Andy Pettitte, los últimos del “Core Four” se habían retirado. Los expertos dijeron que los Yankees iban a terminar en último lugar de su división. Y yo la verdad no esperaba mucho, sólo quería que el equipo jugara bien y tuviera una temporada decente.


Afortunadamente, Álex Rodríguez (y tal y como yo lo predije al principio de la temporada) se ganó al público de nuevo bateando a la hora oportuna y llegando a una envidiable cantidad de 33 home runs. Cumplió 40 años bateando 3 home runs en un solo juego. Pasó los 660 home runs de Willie Mays vs. Boston. Y llegó a su hit número 3,000 como un grande: bateando de HR a Justin Verlander. Y arregló sus problemas legales con los Yankees donando su bono de seis millones de dólares a caridad. Mis comentarios hacia él no quieren decir que estoy de acuerdo con lo que hizo, pero todos tenemos una segunda oportunidad y Álex Rodríguez la aprovechó de una excelente manera, mostrando humildad, serenidad y liderazgo.


De toda la temporada podemos rescatar:
Didi Gregorious
Yo fui una de las tuiteras más duras con su desempeño a principio de temporada. Como shortstop, tenía que llenar un lugar bastante grande con la salida del adorado Derek Jeter. Cometió muchos errores durante sus primeros juegos, con mal promedio de bateo, pero después de la segunda vuelta superó las expectativas de todos: mejoró muchísimo su rendimiento y sus jugadas a la defensiva fueron sensacionales.


Mark Teixeira
El año pasado batalló con una muñeca rota, y no cabe duda que cuando uno está sano rinde de maravilla: bateó 31 home runs (y a veces de a 2 en un solo juego). Desafortunadamente él mismo se lesionó: una bola que accidentalmente bateó contra su propia pierna le ocasionó una fractura. Adiós temporada. Por cierto, Teixeira no consume gluten y dice que funciona para su rendimiento.


Nathan Eovaldi
Después de esa desastrosa 1era. entrada vs. Miami, Eovaldi sólo perdió un juego y terminó con el mejor record del equipo (14-4) antes de lesionarse. Sus bolas rápidas de 101 millas por hora eran casi invisibles. Una seguidora en Twitter y lo bautizamos como Nathan “mis cejas son adorables” Eovaldi.


Andrew Miller
“It’s Miller time!” Es lo que todo tuitero decía cuando entraba Andrew, el relevista estelar de los Yankees, invocando al comercial de la cerveza del mismo nombre. A él y a Betances los apodaron “Game Over” debido a que era casi imposible hacerles una carrera. Son impenetrables.


Severino y Refsnyder
Estos dos jovencitos vienen de la cuna de los Yankees y resultaron ser una gran sorpresa para todos. Luis Severino fue sólido en cada una de sus salidas lanzando como si tuviera años en grandes ligas. Refsnyder debutó como segunda base, y fue llamado de regreso en Septiembre con grandes jugadas a la defensiva. Si es estable en el bateo será un peligro.


Greg Bird
Sin duda, el mejor novato de los Yankees esta temporada. Con sólo 22 años, Bird bateó 11 home runs en 157 turnos al bat y entró en sustitución de Teixeira. Para mí, muestra una serenidad y madurez en el plato que no tienen los novatos. #BirdIsTheWord lo podías encontrar en Twitter cuando bateaba un hit. Llámenme cougar, pero definitivamente saldría contigo Greg :)


El 1-2 de Ellsbury y Gardner
Esta temporada, Los Yankees fueron el equipo en anotar más carreras en la primera entrada y fue gracias a estos dos jugadores y su capacidad para embasarse. Detrás de ellos bateaban Alex Rodriguez y Teixeira, así que el equipo se iba arriba en el marcador temprano. Tuvieron varios juegos en los que se iban de hasta 5-5. Sin embargo, Ellsbury se lesionó y tardó en recuperar su poder y Gardner se ganó un lugar en el Juego de las Estrellas… y nunca lo vimos de regreso. Tanto así que en el juego de ayer lo abuchearon.


La apatía de Stephen Drew
No quiero hablar mal de este jugador pero se ganó el odio que la mayoría de los fans de los Yankees por su falta de respuesta a la ofensiva. Apenas llegó a batear .200 y yo bromeaba con que mi coeficiente intelectual era más alto que su porcentaje de bateo. Recuerdo sólo dos juegos en los que se fue de 4-4 y era como el groundhog: bateaba bien cada quince juegos. Terminó la temporada la banca instituido por Ryan y Refsnyder.



Juegos que se quedan en mi memoria:

Boston – El primer juego entre estos dos rivales se jugó el 10 de Abril. El juego inició a las 7pm y terminó pasadas las dos de la mañana, hora del este. El juego duró exactamente 6 horas y 49 minutos (sin contar un apagón de varios minutos). Se jugaron 19 entradas, y se convirtió en el juego más largo en el nuevo estadio de los Yankees. Al final tristemente, Boston ganó 6 a 5.



Toronto – Carlos Beltrán batea HR de 3 carreras en la 7ma, Yankees ganan en Rogers Centre 4-3 (con una última entrada de Andrew Miller de 20 min.)



Texas – después de una primera entrada donde iban perdiendo 5-0, los Yankees terminan ganando 21-5, con un excelente relevo de Diego Moreno.



Atlanta – contra uno de los peores equipos de la liga, los Yankees derrotan a los Bravos 20-6. La verdad, de bravos no tenían nada.



Llegaron a anotar 90 carreras en 10 juegos.



Fue después de este record, que los Yankees cayeron en un hoyo, tan profundo, que yo decía que alguien les había puesto una maldición, ya que era casi imposible verlos batear y llegaron a más de 30 entradas sin anotar carrera. Factor psicológico, estrés, apatía de los jugadores no lo sé, pero espero que se corrija y que retomen su poderío.


Finalmente ayer, cayeron ante los Astros de Houston en el juego por el comodín… Se nos acabó la temporada.


Gracias Yankees de verdad, por una temporada decente, por grandes victorias, tristes derrotas, mucha frustración y decepción, grandes esperanzas, renaceres y nuevas caras. Por esa familia tuitera que sin importar la hora ni el marcador, se esperaban hasta el último out. Confío en que tendremos una nueva oportunidad de llegar a la postemporada en Abril del 2016.

#ChaseFor28